Ir al contenido principal

The Black Madonna: de las raves a la pista de baile

Cuando era heavy, no me interesaba por ningún otro estilo de música. E incluso eso es decir poco. Todo lo que no tenía guitarras eléctricas atronadoras y multitud de solos a lo Yngwie Malmsteen no era digno de ser escuchado. No hace falta decir que mi cultura musical era muy limitada. Mi novio, por el contrario, es parte de esas personas que saben muchísimo de música y tiene unos gustos que van de lo ecléctico a lo bizarro. Por supuesto, me lo ha ido pegando y yo también he comenzado, poco a poco, a hablar de grupos desconocidos a mis sorprendidos amigos. Por eso, me alegré mucho cuando durante una sesión de The Black Madonna en el Dude Club de Milán en 2015 (sí, tengo buena memoria cuando me gusta algo), reconocí antes que él, el "Moments in Love" de Art of Noise (¡y en la misma ocasión el "Moskow Disco" de Télex!).
Todo esto viene por el hecho de que ese mismo año elegí a The Black Madonna como mi DJ favorita. Si hubiese sido el jurado de alguna emisión consagrada a la música electrónica sin ninguna duda la hubiera hecho subir al podio. Ella estará en Madrid en la sala Mondo el próximo 14 de diciembre. Y está fuera de toda cuestión que me la vaya a perder.
The Black Madonna, de nombre real Marea Stamper se inició en el mundo de la música a muy temprana edad: su padre era músico de blues y su madre y su padrastro eran coleccionistas de discos. Con 14 años, descubrió la música electrónica en su primera rave. Dos años después, comenzó a recorrer los Estados Unidos para vender sus mixtapes durante raves. Se entrenará en el arte de mezclar durante estas fiestas, y después en la radio de su universidad. Un día, mientras escuchaba una sesión llamada "I Need Another Plan" ella tomó un post-it donde anotó las cosas que desearía hacer: viajar a Europa y publicar discos en sus sellos preferidos.
Al terminar sus estudios, Radoslaw ‘Radek’ Hawryszczuk, fundador del sello Dust Traxx le propuso un puesto en su sello. Marea se trasladó entonces a Chicago, donde participó activamente en la vida nocturna de la ciudad bajo el nombre de Lady Foursquare. Allí terminará por encontrar su propio sonido y por lanzar el proyecto The Black Madonna, un nombre menos anodino que hace referencia a la iconografía religiosa. Durante estos años, sufrirá numerosas dificultades a tal punto de casi dejar de pinchar. Pero las cosas mejorarán en el 2012, cuando el famoso Smart Bar de Chicago la eligió como su primera DJ residente.
Su carrera conoció entonces un increíble impulso al publicar el tema "We Don't Need No Music (Thanks You Rahaan)" y su EP Lady of Sorrows en el 2013. Elegida DJ del año por Mixmag en el 2016, es elegida también como curadora del festival Nuits Sonores de Lyon, al que traerá algunas de sus grandes influencias como Rahaan, la DJ
transgénero Honey Dijon, Derrick Carter, Jamie 3:26 o incluso Mark Ernestus, Throwing Shade, ESG y Peggy Gou. Su música, como ella, no podría calificarse de aburrida: mezcla sin problemas new-wave, acid, disco, techno y house  para gran placer de nuestros oídos.
Auténtica voz feminista, nunca tiene miedo de hablar de los problemas que encuentran las mujeres en la industria musical y en otras industrias. En 2016 contribuyó igualmente a una lista de veinte mujeres (aquí) que han ayudado a hacer de la música de baile y de la cultura de club lo que ahora es. Entre esas mujeres figuran artistas como Delia Derbyshire, Wendy Carlos e incluso Donna Summer, Ellen Allien y Nina Kravitz.
V.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica del Primavera Sound 2018: viernes

El viernes comimos muy pronto para poder ir a ver a Kyle Dixon y Michael Stein tocando la música de la serie Stranger Things. Ya habían estado en otra edición con su grupo SURVIVE, pero en esta ocasión venían a tocar la banda sonora que los ha hecho famosos. El concierto fue en el Auditorio de Barcelona, que por suerte estaba cerca de nuestro hostal. Cuando llegamos había una larga cola y no fue hasta cinco minutos antes de las dos (hora de comienzo del concierto) que abrieron las puertas del recinto y entramos ordenadamente. Había bastante gente y aunque esperábamos algunas proyecciones o incluso algún spoiler de la tercera temporada, solo tuvimos un muy buen juego de luces. Los temas de la serie que nos ha hecho revivir los ochenta fueron sonando, destacando el tema titular, "Walking in Hawkins" o "The First Lie". Muy chulo.
Pillamos un tranvía y algo de sangría para calentar motores y nos fuimos al Xiringuito, el nuevo escenario que se encuentra en la playa. Ya…

Ramalama: aprendiendo del pasado

En un país en el que los años ochenta son considerados como la edad de oro de la música y que tiende a olvidar o menospreciar todo lo anterior, es encomiable la labor de recuperación histórica de clásicos de la música española llevada por el sello Ramalama. Presentamos nuestras recomendaciones dentro de un extensísimo catálogo que cuenta con la mayoría de los grupos de pop españoles de los sesenta y setenta e incluso alguna cosa de los ochenta. Mirando hacia atrás sin ira.
Los Pekenikes: Vol. 2 Los instrumentales de su época dorada (1966-71). En este recopilatorio doble tenemos sus temas más recordados: "Lady Pepa", "Hilo de Seda", "Embustero y Bailarín", "Frente a Palacio", "Tren Transoceánico a Bucaramanga" o "Cerca de las estrellas" (este tema, cantado). Tras perder a varios cantantes (que desertaron para formar bandas como Los Brincos), y lograr un gran éxito con "Los cuatro muleros", Los Pekenikes se convirtiero…

Madrid es ruido 2017

Madrid es ruido es uno de esos pequeños festivales que hacen interesante una ciudad y le dan color (y en esta ocasión algo de ruido). En esta época de macrofestivales que parecen tener como único interés el no hacer dos carteles completamente iguales, se agradecen los festivales con entidad propia y propuestas diferentes y arriesgadas. Madrid es ruido se centra principalmente en el shoegaze, el famoso estilo en el que los músicos miran al suelo ya sea por timidez (o eso dice la leyenda) o para estar pendientes de la pedalera. Será en la sala Moby Dick los días 24 y 25 de noviembre y tendrá un precio de 30 euros el abono y 17 euros la entrada de día. Shoegaze para levantar la mirada del suelo.
93Millionsmilesfromthesun: los cabezas de cartel vienen de Doncaster y presentan su quinto álbum (sin contar el compartido con Presents For Sally), "The Lonely Sea the Sky" donde continúan su renovación del género.
Secret Shine: fueron parte de la escudería del mítico sello indie Sarah …