Ir al contenido principal

Mis versiones favoritas: Crying Game de Boy George

Tenía yo 16 o 17 años cuando escuché el tema por primera vez, creo que en un recopilatorio de bandas sonoras que me grabó mi amigo Fernando, conocido como "el topo". Por aquel entonces yo tenía una novia formal (o lo formal que se puede ser a esa edad), pero me gustaba una chica a la que veía todos los fines de semana en el Ruta. De los cuatro garitos que había en Ceuta, el Ruta era el preferido de mis amigos, era donde más se bailaba, ya fuese la estúpida coreografía del "Saturday Night" de Whigfield (que es como montar en bici, nunca se olvida) o cualquier otra cosa que estuviese de moda, tipo Stakka Bo, Dr. Alban o Corona. Mi novia (que sé que no me está leyendo) de aquellos tiempos, decía, se volvía a casa pronto ya que vivía en la otra punta de Ceuta y yo aprovechaba para salir con mis amigos.
Justo antes de salir me gustaba escuchar el tema del que hablamos, en una especie de ritual que he ido repitiendo con distintas canciones y en distintas situaciones. Y al llegar al coro, cantar ese "One day soon I'm gonna tell the moon about the crying game" (o lo que en ese tiempo pensaba que decía la letra). Nunca pasó nada con esa chica, yo era extremadamente tímido, pero siempre asocio el tema con este particular momento de mi vida.
Boy George era en esos momentos en ex-cantante de Culture Club, grupo superconocido por todos los que habíamos nacido a finales de los setenta y escuchábamos periódicamente la M80. Se habían separado unos años antes tras la muerte del teclista de la banda y por la adición a las drogas de Boy George. En 1987 había sacado su primer disco en solitario Sold, y el tema título había sonado un poco en la radio. También conocería un moderado éxito con la banda sonora de "Descubierto" (Hiding Out). Y ya en 1992, otra canción para una banda sonora, en este caso una versión de "Crying Game" le volvió a catapultar a los más alto de las listas de éxitos.
El tema original fue grabado por primera vez en 1964 por Dave Berry, y cuenta con la guitarra de Jimmy Page (era un famoso músico de sesión). Apenas un años después, otra versión este vez con la voz femenina de Brenda Lee demostraría que la canción no iba a desaparecer del imaginario pop, y así sería repetidamente versionada hasta llegar a la versión "definitiva" de Boy George. La elección del andrógino cantante parece perfecta no solo para la temática del film, sino para la canción. Su voz, más dulce que nunca, perturbadoramente femenina a ratos, melancólicamente masculina al acercarse al final, flota sobre un colchón de teclados, marca de la casa PSB.
Producida por los Pet Shop Boys, (se puede escuchar a Neil Tennant haciendo coros) aparece en los títulos de crédito de la película homónima de Neil Jordan. En el film aparecen otras dos versiones del tema, una cantada por el actor principal Jaye Davidson, y la original durante una de las escenas finales. El fin fue un éxito e incluso ganó un Óscar al mejor guion original.
Boy George vivió su particular infierno al ser detenido por posesión de cocaína, y estuvo condenado a unos días de servicio comunitario. Los periódicos sensacionalistas ingleses no dudaron en publicar fotos suyas con el horrible traje de servicio.
Con un disco nuevo, le vi hace unos años haciendo de Dj en una de esas exclusivas fiestas milanesas donde solo se puede ir si conoces a alguien, hay barra libre, pero nadie bebe y aunque hay un dj, nadie baila.
François Zappa

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ramalama: aprendiendo del pasado

En un país en el que los años ochenta son considerados como la edad de oro de la música y que tiende a olvidar o menospreciar todo lo anterior, es encomiable la labor de recuperación histórica de clásicos de la música española llevada por el sello Ramalama. Presentamos nuestras recomendaciones dentro de un extensísimo catálogo que cuenta con la mayoría de los grupos de pop españoles de los sesenta y setenta e incluso alguna cosa de los ochenta. Mirando hacia atrás sin ira.
Los Pekenikes: Vol. 2 Los instrumentales de su época dorada (1966-71). En este recopilatorio doble tenemos sus temas más recordados: "Lady Pepa", "Hilo de Seda", "Embustero y Bailarín", "Frente a Palacio", "Tren Transoceánico a Bucaramanga" o "Cerca de las estrellas" (este tema, cantado). Tras perder a varios cantantes (que desertaron para formar bandas como Los Brincos), y lograr un gran éxito con "Los cuatro muleros", Los Pekenikes se convirtiero…

Madrid es ruido 2017

Madrid es ruido es uno de esos pequeños festivales que hacen interesante una ciudad y le dan color (y en esta ocasión algo de ruido). En esta época de macrofestivales que parecen tener como único interés el no hacer dos carteles completamente iguales, se agradecen los festivales con entidad propia y propuestas diferentes y arriesgadas. Madrid es ruido se centra principalmente en el shoegaze, el famoso estilo en el que los músicos miran al suelo ya sea por timidez (o eso dice la leyenda) o para estar pendientes de la pedalera. Será en la sala Moby Dick los días 24 y 25 de noviembre y tendrá un precio de 30 euros el abono y 17 euros la entrada de día. Shoegaze para levantar la mirada del suelo.
93Millionsmilesfromthesun: los cabezas de cartel vienen de Doncaster y presentan su quinto álbum (sin contar el compartido con Presents For Sally), "The Lonely Sea the Sky" donde continúan su renovación del género.
Secret Shine: fueron parte de la escudería del mítico sello indie Sarah …

Crónica del Neuropa Festival

Estuvimos en Bolonia una vez más, tras la buena experiencia del año pasado en el XIII Congresso Post-Industriale. Este año, la excusa era la primera edición del Neuropa Festival, más centrado en el post-punk pero que ofreció también algo de industrial a cargo de los italianos Dish-Is-Nein y The New Gods. El viernes era un día muy prometedor por tener a Gang of Four de cabezas y a los New Model Army de segundos espadas. Partimos de Milán y, aunque íbamos un poco justos de tiempo, logramos llegar a tiempo al recinto del festival, que estaba bastante alejado de la ciudad (todos los eventos que hemos visto en esta ciudad estaban donde Cristo dio las tres voces) y comprobamos, para nuestra desesperación, que no era posible pagar con tarjeta en las barras. Nos tocó beber poco y comer menos, lo cual no nos vino tan mal.
Abrieron, todavía con muy poca gente, los jóvenes Ash Code, grupo italiano de Dark Wave formado en Nápoles en el 2014. El grupo de los gemelos Belluccio, tiene grandes temas…