Ir al contenido principal

Negativland: los abuelos de The Avalanches

El Escape from Noise de Negativland fue uno de los primeros cds que compré con Amazon. Era una de esas bandas que había visto nombrada en varias revistas y tenía curiosidad por escucharlos. Eran otros tiempos, no conocía YouTube, no existía Spotify y no usaba Napster. Cuando lo recibí y ya en mi casa de Las Musas pude escucharlo, bueno, no era precisamente lo que esperaba. No estaba preparado algo tan distinto al indie pop-rock que escuchaba en aquellos momentos. Guardé el disco y no me acordé de ellos hasta que me compré unos años después la sesión de Swayzak para Fabric (grandes sesiones en caja de metal) y unos años después cuando mi amigo Hamid (ya hablaré de él en alguna ocasión) incluyó también su "Michael Jackson" en una de sus sesiones de house.
Negativland, hijos ilegítimos de Throbbing Gristle y de los Residents, sin ellos no se entenderían a los Avalanches, pero tampoco a DJ Shadow, o Coldcut o a cualquier grupo que al ser descrito utilice las expresiones cut n' paste o collage sonoro. Con un sentido del humor tan cáustico como el de Frank Zappa y tomando el nombre de un tema de Neu!, Negativland empezaron a destacar con su disco de 1983, A Big  10-8 Place, especie de tratado sobre el Condado de Contra Costa que según las notas de la reedición les costó tres años de trabajo. La labor de corta y pega pre-digital en este disco lo hace una de las obras favoritas de sus fans (si existe algo así). Unos años después en 1987 apareció Escape from Noise, considerado su obra maestra donde aparece "Christianity is stupid", el tema que inspiró su siguiente disco.
Helter Stupid, el disco del que quiero hablar aquí, nace de una broma: el 30 de febrero de1988, David Brom fue arrestado por el asesinato de su padre, madre, hermano y hermana en Minnesota. El New York Times apuntó que quizás el motivo de la discusión que acabó en masacre, había sido una casete de música. Se apunta además que eran una familia cristina. El 3 de marzo del mismo año, Negativland cancelan el tour planeado tras el relativo éxito del disco anterior. Viendo que girando iban a perder dinero, mandan una nota de prensa a su entonces compañía discográfica, SST, diciendo que el oficial federal Dick Jordan les ha prohibido salir del país por los asesinatos Brom. La nota implica que han debatido sobre el tema "Christianity is stupid". Cuando la nota se hace pública, varios medios intentar hablar con el grupo, pero estos se niegan, diciendo que no pueden hablar y haciendo referencias a cierta casete de música. La noticia se va difundiendo y algunos periódicos la hacen crecer todavía más al citar erróneamente otros medios. La crítica a los medios de comunicación, a como se construyen las noticias, y como estas crecen a partir de citar otras noticias, nunca verificadas, es la base de este disco, perfecto equilibrio entre el humor y la crítica.
En lo musical, Helter Stupid, se compone de un espectacular tema título, donde usando el "Spring Rain" de Silvetti como base, samples de Lenny Bruce, los Beatles (como no) e incluso de "Christiany is stupid" vaticinan lo que seran The Avalanches. La segunda parte del disco consiste en varias tomas de "The Perfect Cut", su ataque a la industria musical y su intento de recuperar la música de los setenta. Para explicarme mejor, si hubieran sacado este disco diez años después, escucharíamos samples del anuncio de Burning Heart, esa joya de la tele tienda repleta de AOR y baladas ochenteras.
Tuve la suerte de poder verles en el Lo-Fi de Milán y su concierto fue la representación perfecta de lo que hacen en disco. No tan innovador como hace treinta años, el grupo ha sufrido varias perdidas, entre ellas, la más reciente, del miembro original Richard Lyons en abril. Su crítica en estos días de desinformación es tan vigente como en los años ochenta y su música tan disfrutable como reivindicable.                                                                                                    
François Zappa                                                                                                                                           

Comentarios

Entradas populares de este blog

Crónica del Primavera Sound 2018: viernes

El viernes comimos muy pronto para poder ir a ver a Kyle Dixon y Michael Stein tocando la música de la serie Stranger Things. Ya habían estado en otra edición con su grupo SURVIVE, pero en esta ocasión venían a tocar la banda sonora que los ha hecho famosos. El concierto fue en el Auditorio de Barcelona, que por suerte estaba cerca de nuestro hostal. Cuando llegamos había una larga cola y no fue hasta cinco minutos antes de las dos (hora de comienzo del concierto) que abrieron las puertas del recinto y entramos ordenadamente. Había bastante gente y aunque esperábamos algunas proyecciones o incluso algún spoiler de la tercera temporada, solo tuvimos un muy buen juego de luces. Los temas de la serie que nos ha hecho revivir los ochenta fueron sonando, destacando el tema titular, "Walking in Hawkins" o "The First Lie". Muy chulo.
Pillamos un tranvía y algo de sangría para calentar motores y nos fuimos al Xiringuito, el nuevo escenario que se encuentra en la playa. Ya…

Ramalama: aprendiendo del pasado

En un país en el que los años ochenta son considerados como la edad de oro de la música y que tiende a olvidar o menospreciar todo lo anterior, es encomiable la labor de recuperación histórica de clásicos de la música española llevada por el sello Ramalama. Presentamos nuestras recomendaciones dentro de un extensísimo catálogo que cuenta con la mayoría de los grupos de pop españoles de los sesenta y setenta e incluso alguna cosa de los ochenta. Mirando hacia atrás sin ira.
Los Pekenikes: Vol. 2 Los instrumentales de su época dorada (1966-71). En este recopilatorio doble tenemos sus temas más recordados: "Lady Pepa", "Hilo de Seda", "Embustero y Bailarín", "Frente a Palacio", "Tren Transoceánico a Bucaramanga" o "Cerca de las estrellas" (este tema, cantado). Tras perder a varios cantantes (que desertaron para formar bandas como Los Brincos), y lograr un gran éxito con "Los cuatro muleros", Los Pekenikes se convirtiero…

Madrid es ruido 2017

Madrid es ruido es uno de esos pequeños festivales que hacen interesante una ciudad y le dan color (y en esta ocasión algo de ruido). En esta época de macrofestivales que parecen tener como único interés el no hacer dos carteles completamente iguales, se agradecen los festivales con entidad propia y propuestas diferentes y arriesgadas. Madrid es ruido se centra principalmente en el shoegaze, el famoso estilo en el que los músicos miran al suelo ya sea por timidez (o eso dice la leyenda) o para estar pendientes de la pedalera. Será en la sala Moby Dick los días 24 y 25 de noviembre y tendrá un precio de 30 euros el abono y 17 euros la entrada de día. Shoegaze para levantar la mirada del suelo.
93Millionsmilesfromthesun: los cabezas de cartel vienen de Doncaster y presentan su quinto álbum (sin contar el compartido con Presents For Sally), "The Lonely Sea the Sky" donde continúan su renovación del género.
Secret Shine: fueron parte de la escudería del mítico sello indie Sarah …